«Hombres y mujeres deben pensionarse a los 65 años de edad»: Fedesarrollo

«Hombres y mujeres deben pensionarse a los 65 años de edad»: Fedesarrollo

Like
152
0
lunes, 07 octubre 2019
Regionales

La futura reforma pensional que se estudia en el país debe aumentar la edad de pensión e igualarla en 65 años tanto para hombres como para mujeres.

Pero además se deben eliminar los subsidios y rediseñar el sistema que maneja Colpensiones, no eliminarlo como lo planteó Asofondos, dice el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, quien explica detalles de su propuesta.

¿Considera que la próxima reforma pensional debe aumentar la edad en hombres y mujeres?

Desde Fedesarrollo hemos dicho que la edad de pensión en Colombia sigue siendo baja en relación con países de América Latina y también de naciones de la Ocde.

La mayoría tiene la edad de pensión en 65 años para hombres y mujeres.
Ahora, si se observan las cifras que ha publicado el Dane sobre el censo, la sociedad colombiana se ha venido envejeciendo paulatinamente y cada vez la expectativa de vida es más alta.

En ese sentido mantener la edad de jubilación igual desde hace tanto tiempo es inviable. En el país las mujeres se pensionan a los 57 años y los hombres a los 62 en Colpensiones. Pienso que más temprano que tarde se va a tener que aumentar la edad.

¿A qué edad deberían pensionarse los colombianos?

Yo ceo que se debe aumentar la edad a 65 años, pero llevarla a ese nivel de manera gradual. Todo está para la discusión.

La edad de pensión se puede ir ajustando cada cinco o diez años, de acuerdo con la expectativa de vida, la cual seguramente va a seguir aumentando gracias a los avances tecnológicos, medicinales y demás.
Lo importante es darnos cuenta que nuestra edad de pensión en el país es baja frente a países de América Latina y de la Ocde.

En algunas ocasiones la actual edad de pensión en las mujeres, 57 años, es un obstáculo en el régimen público porque no alcanzan a cumplir los requisitos de ley en razón a que tienen menos tiempo para cumplir con ese parámetro. En el caso de Chile, por ejemplo, se tiene la misma edad de pensión entre hombres y mujeres, pero a las mujeres que tienen hijos se les da un bono por cada hijo. Ese bono puede ser equivalente a semanas cotizadas.

¿De aumentar la edad, qué pasaría con el periodo de transición?

Ese es un principio que ya existe. Incluso, la Corte Constitucional ha hablado de la importancia de mantener esas expectativas en las personas que están a punto de pensionarse. En ese sentido no se les pueden cambiar las reglas de juego de manera abrupta.

¿Además de la edad qué otros puntos se deben tener en cuenta en una reforma pensional?

Hay tres temas clave que se deben plantear. El primero es el aumento de la cobertura. Hoy apenas está en el 25% de los adultos mayores de 65 años, es decir que solo una cuarta parte accede a una pensión.

En este sentido uno de los temas clave que hemos venido planteando es que una reforma pensional es necesaria, pero no suficiente porque muy poco se va a hacer desde el punto de vista de la ampliación de la cobertura si no se hacen reformas que permitan profundizar la formalidad laboral.

Ese tema es esencial. En el país sigue siendo mayoría la gente que trabaja en la informalidad. De 22 millones de personas activas laboralmente, cerca de 12 millones están en trabajos informales.

Se puede rediseñar el sistema pensional, pero si siguen habiendo barreras de acceso al sector formal la cobertura no se va a ampliar.

El segundo tema tiene que ver con la eliminación de los grandes subsidios que existen en el sistema público de pensiones.

Las cifras dicen que los subsidios pensionales que vienen del régimen público equivalen al 2,3% del PIB, eso en plata son $23 billones al año y de esa cantidad el 75% le llega al 40% de personas con más altos ingresos. Aquí se percibe una regresión muy grande del sistema que se debe corregir y garantizar que los subsidios le lleguen especialmente a las personas de más bajos ingresos.

El tercer punto clave tiene que ver con la forma como funcionan los dos sistemas en el país, que entre otras razones es algo exótico a escala mundial. Solamente Perú tiene dos sistemas parecidos al nuestro, uno privado y otro público, que de alguna manera compiten entre sí y funcionan con distintos parámetros. Es fundamental eliminar esa competencia entre regímenes.

Comments are closed.